jueves, 11 de mayo de 2017

El Señor Presidente de Miguel Ángel Asturias



El Señor Presidente, escrita entre 1920 y 1933 publicada en 1946, es un texto seminal de la literatura latinoamericana. La novela explora cómo las dictaduras inciden en todos los aspectos de la sociedad, y como afectan las vidas de los pobres y los ricos por igual. Se cree que la trama está inspirada en la vida del presidente guatemalteco Manuel Estrada Cabrera. En breve, la novela trata de cómo el Señor Presidente manipula la verdad de la muerte de uno de sus fieles soldados para librarse de sus opositores.  








Preguntas:

1. A pesar de que el presidente aparece pocas veces en la trama, ¿cómo puede describirse su personalidad?
2. ¿Cómo se justifica la personalidad contradictoria (su presentación en la novela) de Cara de Ángel quién en repetidas ocasiones se nos advierte que es “bello y malo como Satán”?
3. ¿Cuál es específicamente la traición de Cara de Ángel?
4. ¿Cuáles son los roles femeninos en la novela?
5. ¿Cómo y en qué ocasiones se usa la estrategia de los sueños y el realismo mágico? ¿Cómo contribuyen estos a adelantar la trama?
6. ¿Qué aporta a la trama la relación amorosa entre Cara de Ángel y Camila?
7. ¿Qué significa la derrota del movimiento opositor liderado por Canales?
8. ¿Qué importancia tiene la reunión de los encarcelados, entre los que se encuentra Carvajal?
9. ¿Cómo parece concluir Asturias que se pueda sobrevivir, aunque sea temporeramente, en una dictadura?

viernes, 17 de marzo de 2017

Mujeres de Eduardo Galeano

Eduardo Galeano lee fragmentos de escritos sobre mujeres. Algunos irían a parar al libro Mujeres que se publicó después de su muerte en el 2015. 



sábado, 14 de enero de 2017

El vuelo de la reina



No es fácil leer una novela cuando el personaje principal es insufrible, como es el caso de Camargo en El vuelo de la reina. Sin embargo, Tomás Eloy Martínez es capaz de ayudar al lector a superar ese obstáculo presentando una historia interesante y compleja. Camargo es el director de  El Diario, un importante rotativo de Buenos Aires. Alega el editor odiar la hipocresía y la corrupción. Un día contratan en el diario a una periodista joven que ni es muy lista ni hermosa, pero que tiene un espíritu que le parece indomable y esto le atrae.  Comienza una relación pseudo paternal con ella en la que se dedica a enseñarle como se hacen las cosas y (el cree) moldearla a su antojo. La chica hasta empieza a parecerse a el en su forma de ser y ademanes.  Cuando la chica empieza a despuntar en su carrera y a apartarse de él, Camargo, se obsesiona con ella. Le desespera la idea de que, como su madre lo abandone sin remordimientos ni reparos.

Su obsesión es tanta que alquila un apartamento al cruzar la calle del de ella para poder saber en todo momento lo que hace la joven periodista. Esta obsesión voyeurista va a la par con su obsesión por las películas, en general norteamericanas. Se dedica a observarla a manera de poseerla y para destruirla cuando llegue el momento.

Tiene esta novela una estructura compleja.  Se desplaza el tiempo narrativo entre la niñez de Camargo, su vida con Reina, su vida sin ella y el presente en el que ha perdido su pertinencia en el mundo periodístico. Al final Eloy Martínez  parece explicar como desarrolló un personaje protagónico tan defectuoso. En una reflexión final en la que considera tomar apuntes para una vuela, Camargo comenta: “Deleuze dice…que la sustancia de toda novela….es un antihéroe: un ser absurdo y desorientado que no cesa de errar de acá para allá, sordo y ciego.” Y si bien es cierto que la mayoría de los personajes de la ficción son seres imperfectos, no todos son soberbios, crueles y mezquinos como el de esta novela. Ni su niñez traumática, en la que apenas recuerda las manos enguantadas de su madre; ni la desdicha del padre sirve para justificar su acto final. Me parece que esto solo lo justifica la educación patriarcal que ve toda violencia hacia la mujer como aceptable y tiende como en el ejemplo de Althusser, a usarla para auscultar el estado mental del hombre en ese momento y no su crueldad y prepotencia.

Preguntas:

  1. ¿Cómo surge la soberbia de Camargo? ¿Es justificable?
  2. ¿Es justificable su misoginia?
  3. ¿Qué parece decirnos TEM sobre los hombres en general? Germán tampoco es capaz de apoyar a Reina cuando lo necesita.
  4. La política y la corrupción parecen ir de la mano. ¿Cuán importante es esto para el desarrollo de la novela?
  5. ¿Por qué nos presenta TEM a un personaje protagónico que es también un voyeur? ¿Qué parece estar comentando sobre el acto de observar—teniendo en cuenta también su afición por ciertas películas?
  6. ¿Qué nos dice el que Camargo no visite a su hija enferma? ¿Cuál parece ser el rol de su familia, removida geográficamente de su entorno, en esta novela?
  7. ¿Cómo se compara esta a otras novelas de TEM? ¿Cuáles temas se repiten?

domingo, 18 de septiembre de 2016

Facsímil de Alejandro Zambra



Esta obra basa su estructura, nada usual, en las pruebas de aptitud verbal que muchos recordamos de nuestros días de estudiantes.  A diferencia nuestra, Zambra se ha dado a la tarea de deconstruir el concepto de las pruebas y su significado en la vida de los jóvenes que son obligados a contestarlas año tras año. Está dividida la obra, igual que se hace en este tipo de pruebas, en secciones. Las que más se acercan a nuestra definición de cuento o lectura son las que se llaman “Comprensión de lecturas.”Cada una de las dos pruebas de comprensión son anécdotas de la vida del narrador que después va desarmando con las preguntas o más bien las contestaciones que propone. ….Es un texto lúdico y satírico que da la impresión de querer involucrar al lector en la toma de decisiones pero a la vez le juega una trastada al presentar, en su mayoría, alternativas imposibles.  Los temas que aparecen en este libro (¿novela?) ya aparecen en otros de sus libros Mis documentos y Formas de volver a casa: el matrimonio, la fugacidad del amor y la felicidad,  la relación paterno-filial, la brecha generacional, la dictadura de Pinochet y por supuesto, la educación y el oficio del escribidor. 



Preguntas:

1.  ¿Existe un narrador en este texto? ¿Cómo lo identificas? ¿Quién es?
2.  ¿Cuál es el argumento central de esta novela, si alguno?
3. ¿Qué efecto tiene en el lector (en tí) el formato (examen)?
4. ¿Cómo es que el lenguaje utilizado en las pruebas de aptitud afecta al estudiante?
5. ¿Qué parece estar diciendo Zambra sobre las pruebas de aptitud? ¿sobre la educación en general, especialmente aquella en la que se le adjudica un peso mayor a este tipo de pruebas?
6.¿Cuál ha sido tu reacción a este tipo de pruebas? ¿Eres de los que siempre las apruebas? ¿Qué rol deberían, o no, tener en la educación de este siglo?
7. ¿Intentaste contestar las preguntas? ¿Cuál fue el resultado?   
8. ¿Qué contestaste en la pregunta 3? (Instrucciones: "En los ejercicios 1 a 24, marque la opción que corresponda a la palabra cuyo sentido no tenga relación ni con el enunciado ni con las demás palabras")

Educar
A) enseñar
B) mostrar
C) entrenar
D) domesticar
E) programar



miércoles, 13 de abril de 2016

El turno del escriba


El turno del escriba de Graciela Montes y Ema Wolf gira en torno al empeño del escriba Rustichello por recoger por escrito los relatos de destinos fantásticos que cuenta Marco Polo, el famoso navegante veneciano, mientras comparten celda en la cárcel Malapaga en Genova.. Así de forma breve, la trama parece prometedora. No sé si es que después de conocer al Marco Polo seductor de Italo Calvino en Ciudades invisibles, el de esta novela luce soso, sin gracia, ni simpatía y más bien insulso, distraído y hasta desorientado.  ¿Y la trama? Pues me pareció más bien pesada. Y no digo que no tuviera salvación.  Para quien gusta de la historia hay mucha información (demasiada) sobre la vida cotidiana alrededor de la prisión y el puerto genovés del siglo trece. También hay una fascinante disertación sobre lo que es la labor del escriba: por cierto, las partes que más disfruté y sobre las que comentaré mas adelante.  Sin embargo, Rustichello se nos presenta como un viejo mezquino y utilitario y Marco Polo un mero envase de relatos. Además de ocultar los pergaminos en los que ha escrito de manera subrepticia los relatos del viajero, que plasma sobre papel y tinta robados, no pasa mucho más. Se queda uno esperando, la libertad, el descubrimiento, algo que mantenga el interés. Pero al igual que Rustichello que cae en un sopor profundo cuando habla el navegante, así también nosotros los lectores.

 

Del lado positivo, están las reflexiones sobre la labor del escriba. Por ejemplo, ¿cuánto de lo que se escribe en una historia narrada por otro se vuelve propio? O sea, ¿podemos leer una narrativa o historia del mundo y creer todo lo que leemos? ¿De cuántos subterfugios se vale el escriba para adornar la narrativa? Dice el narrador que Rustichello decide al oír los cuentos de Polo, corregir los “(r)elatos enredados” y “tejer según oficio dándoles un comienzo, un final y bellas palabras apropiadas”. También está la inseguridad del escriba frente a la página en blanco, lo fugaz de la memoria y las luchas que deben darse entre el que narra una historia y el que la escribe. Por ejemplo, Rustichello piensa que solo a él le debe Polo narrar sus historias, o por lo menos en su presencia. Narrárselas a otros es un desperdicio y no vale repetirlas ya que se desgastan. En fin, no es una novela que me atrevería a recomendar sin una advertencia: puede resultar aburrida y exasperante.




Preguntas:

  1. ¿Qué aportan las descripciones del pueblo y la gente al comienzo de la novela a la creación del ambiente en la novela?
  2. ¿Cómo llega Marco Polo a la prisión y qué lo hace atractivo al escriba?
  3. ¿Qué aportan los elementos escatológicos a la trama? ¿Son realmente necesarios?
  4. ¿Cómo influyen las reflexiones del escriba sobre su oficio al desarrollo de la trama?
  5. ¿Qué podemos concluir sobre la tarea del escritor basándonos en estas reflexiones?
  6. ¿Cómo pueden aplicarse estas reflexiones a El turno del escriba y como ha sido construida?